CAE El SOL EN MORONDAVA

Atardecer en lo que quedó de la playa de Morondava, las huellas del ciclón de hace unos diez dias atrás son visibles por todos lados, especialmente sobre la playa, pero según ellos, no fue tan fuerte.
Dentro de la colección de emociones celosamente guardades en nuestro interior, me refiero a esos recuerdos que hacen que uno cierre los ojos y vuelva a ese instante vivido, ese que genera inconcientemente una mueca de sonrisa en el rostro, dentro de esos tesoros espirituales estan los amaneceres y los atardeceres vividos en las diferentes partes del mundo, donde soles y lunas nos han regalado su compañía. Mas atardeceres que amaneceres, como lo relato en nuestro libro, no somos buenos madrugadores.
La puesta de sol en la playa de Morondava cubrió toda imperfección y fue otro momento de encuentro, de jugar, de reir en familia. @ Morondava


Nombre
E-mail
Comentario