EN BUSCA DEL REY JULIEN

Los nubarrones y tenues lluvias nos recuerdan que nos jugamos a venir en temporada húmeda. Aquí, el universo se encargó de combinar sus apariciones, e incluso hasta ponerle emoción con los estridentes truenos mientras buscábamos nada más y nada menos que al famoso Rey Julien, sumergidos en la espesa jungla, caminando en silencio hasta dar con las primeras familias de lemures. Todo era una sinfonía de sonidos y colores... Sol, verde, azules, marrones, insectos, pájaros, susurros humanos y como tenor principal de esta obra de la naturaleza, el aullido de los dueños de casa. Los lemures inundaban la escena haciendo erizar la piel. Cuando la paz es lo normal, no hay miedos. Así pudimos observarlos comer tranquilos y despreocupados, mirando cada tanto estos raros y curiosos animales de piel cubierta, que se movian solo por abajo y quedaban estáticos, embelezados observándolos.
Me los imagino charlando entre ellos: "aquí vienen de nuevo estos ridículos buscando al Rey Julien..."


Nombre
E-mail
Comentario