48 HORAS EN ACCRA

Conseguimos algo que no quedaba claro si era un hotel o un apartamento, pero era pagable a los ojos de las contingencia. Fresco y con posibilidades de tomar un buen baño eran las básicas consignas. Decía estar bién ubicado aunque el aspecto de la zona no dijera lo mismo, pero aquí entran de nuevo los parametros de otras longitudes. Parámetros que no salian de su asombro cuando entramos y vimos que era simplemente maravilloso. Tremendo contraste. La meta viró a encontrar un supermercado o algo para aprovisionarnos para comer sano. La aventura gastronómica necesitaba también un descanso.
En una mezcla entre destellos de modernismo occidental y el tradicional africano, las callejuelas eran un laberinto en el que se podía encontrar de todo, incluso un supermercado.
Habia que aprovechar al máximo el tiempo. Marcamos algunos puntos principales y averiguamos los límites de regateo con los taxis, que son baratos, pero nuestro aspecto de falso europeo no ayuda y caminando no llegaríamos.
Dimos una vuelta rápida por los monumentos y pusimos proa a una especie de centro cultural que más que nada eran artesanos ofreciendo sus productos. Esquivamos el embate comercial y casi al fondo encontramos a los verdaderos artistas más enfocados en que se apreciara su arte que en presionar una venta. Mientras nuestra artesana disfrutaba del momento, me focalicé en el puesto vecino. Una especie de anticuario, tenía piezas de todas partes de África Occidental, incluso una puerta de arte Dogon, uno de mis pendientes en la postergada Mali, que sigue en conflicto. Tal vez no recibiría tantos curiosos de este tipo y empezó a sacar cosas realmente interesantes como un pasaporte tribal. Más se aperturó cuando le preguntamos su nombre y se llamaba Mateo, y el nuestro exclamo: "como yo!"
Precio especial para extraños visitantes, y la máscara pasaporte tribal será parte de nuestro pequeño museo. En realidad pequeña casa, que parece un museo.
Partimos temprano al aeropuerto, porque el nuevo pasaporte tribal no nos iba a salvar si no lográbamos pasar el control antes que se cumplieran las 48hs que nos habían concedido en Ghana. @ Accra, Ghana


Nombre
E-mail
Comentario