Por Sofia Giusiano

Las palabras me persiguen cuando las desgasto, las doy por sentado o un nuevo contexto les arrebata su significado.

Suele significar que quieren decirme algo, y si les doy a las palabras el poder de moldear mi mundo, lo menos que puedo hacer es prestarles atención cuando se repiten en mi cabeza cual jingle de publicidad de colchones.

Dicho eso: opciones.

Esa palabra me persigue desde que llegué al África occidental.

Quizás porque cuando llegué a este entorno castigado y olvidado, empecé a asociar a "opciones" las palabras "no hay" y "no existen".

Acá las circunstancias son difícilmente transformables. Si tu familia transporta escombros bajo el sol para subsistir y no quedan recursos para tu educación, transportarás escombros. Si tuviste la suerte de ir a la escuela y graduarte pero no podés costear mudarte a otro país, no irás a la universidad. Se come lo que se cosecha en cada época del año, y si hay sequía, se come menos.

El calor, la enfermedad, el hambre, las desgracias sólo llegan. No hay nada que hacer.

De vuelta en casa, hay un mundo de posibilidades por cada área de mi vida.

Qué carrera seguir, qué almorzar, qué ropa usar, qué cepillo de dientes comprar. Qué vacunas ponerme, qué deporte practicar, cuándo navegar en internet, de qué trabajar. Qué libros leer, cuándo bañarme, cuándo visitar a mi familia, con quién construir una familia. ⠀

En mi vida, los senderos se bifurcan. En la cotidianidad, la adversidad y cada punto de inflexión, tengo opciones.

Alimentarme, vestirme, preservar mi salud, son elementos que están por default. Invisibles, y aún así mi estado emocional más frecuente respecto de mis opciones, es estrés y ansiedad.

Lo que doy por sentado es la base de mis múltiples posibilidades. No tengo grandes urgencias que atender. Lo que me abruma es la incertidumbre de mis propias decisiones, cuando los senderos se bifurcan para mi. ¿Cómo se puede ser más afortunada? No tengo idea.

En mi realidad esto es sólo una cachetada de agradecimiento. Para al menos un tercio de la humanidad, su realidad es un único sendero. ⠀

Si hago algo bueno con mi vida alguna vez, que sea bifurcar los senderos de alguien más.


Nombre
E-mail
Comentario