Amigos en algun lugar del mundo

El viajar nos dio la oportunidad de sentir cómo una amistad fuerte y profunda se puede generar en poco tiempo, solo abriendo el corazón y conectando energías... No quedaban dudas al momento de la despedida, esos interminables abrazos, fuertes apretones de manos, miradas húmedas, manos levantadas y esa conocida sensación de tristeza disimulada tras una sonrisa al decir adiós, porque ambos sabíamos que sería muy difícil que nos volviéramos a ver... Espero con ansias que alguna vez se dé algún reencuentro como el que predijo Massemo, el jefe de la aldea en Zanzibar, que al despedirse con lagrimas de pequeño Tomas, llevando su mano hacia el hombro opuesto como marcando una altura, lo miro fijamente y le dijo: "te volveré a ver... cuando seas, "así de grande"..


Contacto
Nombre
E-mail
Visual CAPTCHA
Comentario
info@familiaviajera.org