Kelimutu...Amanecer en el volcán

Sus lagos sulfurosos van cambiando de color según las estaciones del año. Nos tocaron uno turquesa, otro verde esmeralda y el tercero quedó para el misterio ya que tuvimos que bajar antes que se disipara la niebla sobre él. Cambiando nuevamente de geografía ahora subimos desde el mar, pasamos la noche en Moni, un pequeño pueblo de montaña al cual llegamos, gracias al cielo, luego que los pequeños aludes dejaran la ruta colmada de grandes rocas que la camioneta debía esquivar con esmero. El tema era cómo amanecería al día siguiente, el del ascenso. Conseguimos con el pequeño Tomas, la “cena” en el mercado: piña, mango, tomates, algo de pan y leche condensada, la cual compartimos mientras batallábamos contra una invasión de bichos voladores (mariposas nocturnas, era la versión positiva) en el cuarto de huéspedes ubicado en la ladera de la montana. Partimos a las 4 am esperando ver qué sucedería al despedirse la noche. Caminamos en la oscuridad cuesta arriba y nuevamente, el cielo se apiadó y el dios sol nos bendijo con sus rayos en plena estación de lluvias... El amanecer majestuoso sería el final del recorrido por la isla de Flores...


Contacto
Nombre
E-mail
Visual CAPTCHA
Comentario
info@familiaviajera.org