Maradona Cambiando pañales - Malasia

Caminábamos por las calles de Kuala Lumpur ya sin mayores apuros, estábamos en nuestros últimos días de viaje, habíamos ya cumplido la meta mayor de esta aventura en China y veníamos de descansar un poco en Tailandia. Malaysia era la última etapa y la estábamos aprovechando.

Kuala Lumpur nos deslumbró como ciudad y Malaysia como país. Una interesante muestra de armonía donde conviven de manera ejemplar numerosos grupos étnicos, pero como mayoría tenemos Musulmanes, Hindues y Chinos. A tal punto nos gustó que cambiamos nuestros pasajes para quedarnos unos días más, incluso pudimos llegar a otra ciudad emblemática ubicada más al sur del país, Malacca.

Volviendo al relato principal, en esa caminata llevaba colgada a Sabrina en su cargador en mi pecho, como en la mayor parte del viaje. En un determinado momento, se acercan un grupo de personas y me invitan a participar de una "Competenciade Papás cambiando pañales" (“Dads changing diapers Competition” o algo similar). Yo hacia más de 25 días que venía cambiando pañales en cuanta superficie y situación fuere, es más, Sabri apenas le decía "pañal" se tiraba al piso y abría sus piernitas. Casi para la envidia de Ferrari en segundos cambiamos el pañal... Por supuesto que aceptamos la invitación para las 15 horas de ese día en un Centro Comercial bastante cercano. Faltaba bastante tiempo así que seguimos paseando y perdimos la noción del tiempo.

Estábamos en algún lugar dando de comer a las niñas cuando me doy cuenta de la hora, no quedaba mucho tiempo, le entregué un puñado de ringgits ( moneda local ) a Ale para que pague y salgí corriendo con Sabri para no perderme la competencia.

Cuando llegué, en un principio casi casi deserto, era todo un aparataje armado por una empresa fabricante de pañales. Con tribunas y un escenario para los papás, era impactante!, pero no me dejaron ni pensar, me mandaron directamente al escenario, apenas alcance a darle a alguien, una señora desconocida en el público mi cámara para que nos sacara alguna foto (que no salieron muy buenas, pero al menos, nos quedó un recuerdo) La competencia consistía en tener lo niños alzados y con la señal de largada uno bajaba el niño al cambiador, le sacaba el pantalonsito o lo que fuere, le cambiaba el pañal y lo levantaba. El primero que lo levantaba, ganaba. Era un griterío de tribunas y los Papás revoleábamos los niños como muñecos. Sabri, una capa total. En síntesis perdimos la final con un Chino "piola" que le puso un vestidito a la nena, es decir no tenia pantaloncito con lo cual tardaba menos y me gano la levantada por microsegundos... uhggg....no voy a opinar sobre este buen hombre.... Pero bueno, pasada la natural amargura inicial (uno se compenetra aunque sean pañales) lo mismo estábamos recontentos. La gente gritaba y aplaudía. Siendo el único occidental en la competencia me preguntaron de dónde era, cuando respondí que era Argentino, que podía haber pasado...? En el podio, hicieron la entrega del premio al "Maradona de los pañales"... El premio consistía en 2 grandes bolsones de pañales !!! y no los íbamos a dejar!!! ni locos, nunca dejamos nada.... volvimos a la Argentina conmáss pañales de los que llevamos, pero, ....estos tenían algo especial eran del 2° puesto de Papás cambiando pañales nada menos que en Kualar Lumpur, orgullo que mantengo hasta hoy.

Los que no se animan a cambiarles los pañales a sus hijos no saben lo que se pierden. Saludos x 6G


Nombre
E-mail
Comentario