Para tener en cuenta al momento de definir un viaje

Al momento de definir un viaje es clave sincerarse con uno mismo sobre el tipo de viaje a realizar y lo que uno realmente quiere y espera de éste.

Nosotros tenemos nuestra clasificación: “Viajes de aventuras”; “Viajes de descanso”; “Viajes sociales ” y “ Viajes por necesidad ”.

EN EL VIAJE DE AVENTURAS sabemos que nuestra meta está en recorrer, conocer, vivenciar, disfrutar etc. lo máximo posible. El descanso y la alimentación son exclusivamente para recargar energías. Se viaja (aprendimos a hacerlo) con un equipo mínimo altamente planificado (no hay lugar para...”llevo por las dudas”).

EN EL VIAJE DE DESCANSO lo que buscamos es un lugar armonioso, pacífico y bello en cuanto a naturaleza. Es lo que comúnmente nosotros llamamos vacaciones. Ir a una playa, a la montaña etc.. La meta es disfrutar del lugar, leer un libro, caminar sin prisa, mirar el mar, comer bien, etc. En fin, descansar sin mucho movimiento (para ser sinceros no nos dura mucho después de unos días ya necesitamos al menos escalar o explorar algo....)

EN LOS VIAJES SOCIALES generalmente uno va a compartir con otros. Visitar familiares (los abuelos,tíos, primos,..), visitar amigos, etc. Es decir que concurrimos a algún evento en el cual el objetivo se centra en “hacer sociales” de algún tipo y el descanso y los paseos quedan en segundo plano.

EN LOS VIAJES POR NECESIDAD, tenemos los laborales, los que están relacionados a un tema médico, a las compras, capacitación, negocios, etc.

Si bien todos estos “tipos de viajes” pueden tener y generalmente tienen “condimentos” de los otros tipos, el objetivo central es bastante específico y es aquí donde es importante entender y poner en práctica la frase “sincerarse con uno mismo”..
Es decir:
Si lo que realmente queremos es por ejemplo descansar en una tranquila playa, para que voy a organizar un viaje al África o voy a ir a visitar a la tía Ofelia.
Si lo que queremos es Aventura tengo que tener en claro qué voy a sacrificar y cuáles van a ser las condiciones en que nos vamos a mover.

No estoy haciendo un juicio de valor sobre que un viaje sea mejor que otro, todos tienen su encanto y su sentido dentro de un contexto. Simplemente invito a tomarnos un momento de reflexión para definir concretamente qué quiero... qué queremos como equipo y así prevenir decepciones, conflictos y desperdicios de recursos.

Más allá de las charlas y debates, una técnica a practicar y cultivar es el “Visualizar”... verme, vernos proyectados en ese viaje como si fuera una película imaginaria y cotejarlo con lo que realmente consensuamos que queremos.


Contacto
Nombre
E-mail
Visual CAPTCHA
Comentario
info@familiaviajera.org